CHUCRUT

Precio Normal
Agotado
Precio con descuento
$ 0.00 

1 repollo blanco
1 cucharada sal por cada kilo de repollo.
agua, si es necesario

Corta el repollo en cuatro partes, luego pica en tiras finas y ponlo en un bol grande.
Agrega sal de a poco y masajea para que vaya soltando líquido.
Cuando ya esté blando ponlo en un frasco de vidrio (que tenga tapa) limpio y seco
Anda apretando el repollo con fuerza a medida que lo agregas al frasco, con todo el líquido.
El repollo debe quedar sumergido en el agua, si no es así debes preparar una solución de agua y sal y agregarla al frasco. Ponerle un peso encima para que no se asome el repollo. Es importante que el repollo no quede expuesto fuera del líquido. Tápalo con una toalla de papel y ajusta con un elástico.

Déjalo reposar a temperatura ambiente en tu cocina durante al menos 2 semanas hasta lograr el sabor y la textura deseados, para aumentar su efecto probiótico. Una vez que el chucrut esté terminado, pon la tapa hermética en el frasco y guárdalo en el refrigerador. El sabor del chucrut continuará desarrollándose a medida que envejece.
Cómelo con carnes, ensaladas o en sandwiches.

Beneficios:

Ayuda a mejorar los desórdenes digestivos, el intestino inflamado o la diarrea y el estreñimiento.

Efecto probiótico: Durante el proceso de fermentación del repollo, se multiplican las bacterias y eso favorece el efecto probiótico, siendo un beneficio para la flora bacteriana.

Rico en vitaminas A, B1, B2 y C.

Aporte en minerales: rico en magnesio, fósforo, hierro y calcio